Nuevos servicios en cobertura social

"Hay en el mundo un lenguaje que todos comprenden: es el lenguaje del entusiasmo, de las cosas hechas con amor y con voluntad, en busca de aquello que se desea o en lo que se cree". Paulo Coelho

Después de alcanzar nuestras metas, surgen nuevos horizontes, y nos lanzamos a una nueva tarea. Es la sal de la vida, es la esencia del hombre, ascender cada vez más. Nos desarrollamos como personas, desarrollamos nuestro entorno familiar y así, cada vez nos acercamos más a nuestro ideal de bienestar óptimo en este breve tránsito en nuestro planeta azul.


Pero también, cuando echamos una mirada un poco más allá de nuestras fronteras y observamos la amalgama de seres que nos rodean, no dejamos de sentir cierto sentimiento de tristeza por los menos afortunados. Nosotros tan bien y otros no tan bien… es ahí cuando salta a flote la solidaridad porque entre todos, podríamos construir un mundo más humano.


Esa idea que acaba de nacer en nuestra mente es fecundada por el corazón. La idea es auténtica, lo confirma el hecho de que muchos la sintieron y muchos más se hicieron eco de ella. Y como el hombre reacciona bien a la voz del corazón, entonces la siembra, la riega y la ve crecer.


Lucha por ella, la comparte y el sueño se hace realidad y entonces la felicidad no tiene límites. Echar la semilla, ver nacer un arbusto, verlo crecer hasta convertirse en un árbol, verlo florecer y regocijarse de los frutos que uno mismo tenía en las manos, en forma de una pequeña semilla.


Esta pudiera ser perfectamente la historia de un hombre o de muchos hombres o de la humanidad entera pero ocurrió aquí, en Quito, capital del Ecuador. Con la finalidad de ofrecer un ambiente preparado, instructivo, ocupacional y de inserción plena en la sociedad a niños y jóvenes de escasos recursos, hace 13 años, nace la Fundación Dejemos Huellas, que maneja tres programas: dos educativos y un taller de costura autosustentable.

 

2013 - HUELLAS DE ACCIÓN

En 2013 la Fundación Dejemos Huellas inten- sificó la formación académica del personal docente que labora en la institución para capacitarlo en todas las destrezas de la me- todología Montessori, modelo educativo que se aplica en la Escuela Monte Carmelo. En marzo, tres guías Montessori asesoraron y su- pervisaron nuestro trabajo en las aulas para verificar la aplicación de esta metodología. Las tres guías dictaron una conferencia en la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) a la que asistieron 75 personas.

 

PROGRAMAS
Educa y Mi Ahijado, los dos programas que maneja la fundación, subsisten gracias al aporte solidario de empresas privadas y per- sonas de buen corazón que donan recursos para cubrir los costos de funcionamiento. Cor- poración Favorita se mantiene en el primer lugar, como la empresa que más aporta.

 

  • El programa "Educa", atiende diariamente a 115 niños desde el año y medio hasta los 12 años. Los servicios que ofrece son guardería, educación inicial y básica, refrigerio y almuerzo completo, útiles esco- lares y material didáctico Montessori.
  • El programa Mi Ahijado Beneficia aproxi- madamente a 200 niños y adolescentes cuyos padrinos costean su educación en escuelas y colegios fiscales.
  • En el Taller de costura Kesiah colaboran 12 madres de familia que trabajan desde sus casas sin descuidar la atención de sus hijos. Confeccionan uniformes para el servicio doméstico y médico, además: sábanas, cobertores, manteles, limpiones y bolsos ecológicos que se comercializan en Supermaxi y Megamaxi. 

315 niños, jóvenes y adolescentes de escasos recursos económicos de Quito, se benefician del trabajo de la Fundación Dejemos Huellas.