La labor de la fundación Dejemos Huellas, a través de los dos programas educativos que maneja, se fortaleció.

En la escuela Monte Carmelo, en la cual se aplica un modelo educativo basado en la metodología Montessori, el personal docente es capacitado permanentemente. ¿El objetivo? acompañar mejor a los niños y niñas para lograr su desarrollo integral.

 

Más de 1 000 PERSONAS se benefician del trabajo de la fundación

 

El programa Educa amplió su cobertura a 126 NIÑOS, es decir, 11 más que el año pasado, desde los 18 meses hasta los 12 años.

Guardería, educación inicial, general básica, útiles escolares, material didáctico Montessori, refrigerio y almuerzo completo son parte de los servicios que reciben.

 

El programa EDUCA beneficia a 126 niños

 

Con los padres de familia se desarrolló el "Plan Cósmico", que dotó de plantas, semillas y herramientas para sembrar con los alumnos. El trabajo se realizó a través de una minga, luego los niños y niñas disfrutaron de la cosecha, la preparación y degustación de los alimentos.

 

206 niños y adolescentes son parte del programa MI AHIJADO

 

Al programa "Mi Ahijado" también ingresaron seis nuevos beneficiarios. Un total de 206 NIÑOS, JÓVENES Y ADOLESCENTES pudieron cursar sus estudios de bachillerato, gracias al aporte económico de sus padrinos.

 

Aplica el método EDUCATIVO MONTESSORI que desarrolla el potencial intelectual

 

En el taller de costura Kesiah participaron OCHO MADRES DE FAMILIA, que elaboraban mandiles, uniformes para el servicio doméstico, médico, sábanas, cobertores, manteles, limpiones y bolsos ecológicos, que se comercializan en la cadena de supermercados.

 

Treinta madres de los niños beneficiarios de ambos programas confeccionaron fundas de papel de regalo por la época navideña; estas se comercializaron en algunos locales comerciales.